Las tarjetas de crédito sirven como préstamos rápidos

Cuando se trata de obtener liquidez lo más rápidamente posible, mucha gente tiene en mente los préstamos y créditos online. Al fin y al cabo, este tipo de producto de financiación ha basado su propuesta de valor en la velocidad con la que uno puede conseguir dinero en efectivo sin tener que dar explicaciones.

No obstante, todos sabemos que los minicréditos rápidos establecen unos tipos de interés extraordinariamente elevados por lo que su uso se recomienda principalmente a la hora de hacer frente a situaciones de emergencia y siempre y cuando no pueda hacerse uso de otra alternativa.

Precisamente, lo que te vamos a plantear en este artículo es utilizar las tarjetas de crédito como si fueran préstamos rápidos. Sí, se puede y lo mejor de todo es que son mucho más baratas ¡Toma nota! 😉

Puedes conseguir tarjetas de crédito gratuitamente y sin ningún tipo de vinculación

En primer lugar, existe un gran listado de tarjetas de crédito que no exigen cambiar de banco y que resultan totalmente gratuitas año tras año. En otras palabras, puedes solicitarlas y guardarlas para emergencias en las que necesites dinero rápido.

Algunos de los mejores ejemplos disponibles actualmente en el mercado son:

  • Tarjeta Visa WiZink
  • Tarjeta Visa Carrefour
  • Tarjeta Visa BarclayCard: será necesario realizar compras por valor de 1.200 euros al año para que la tarjeta sea gratuita año, tras año. No obstante, tiene una clara ventaja sobre las demás y es que el periodo de liquidación del crédito es de 59 días en lugar de los habituales 30 días de las tarjetas convencionales.

Comparación con los préstamos rápidos

En el caso de que solicites un préstamo online, vas a tener que pagar las comisiones e intereses correspondientes. El hecho de disponer de la tarjeta no te supondrá ningún tipo de gasto hasta que la utilices para pagar tus compras a plazos.

Puedes conseguir un crédito de hasta 30 días sin intereses

Tarjetas de crédito como préstamos rápidosLas tarjetas de crédito tienen una clara ventaja respecto a los créditos y préstamos rápidos.

Es posible liquidar el saldo del crédito dispuesto a fin de mes, sin tener que pagar ni un céntimo en concepto de intereses. Es decir, puedes llegar a disponer de un crédito gratuito durante un plazo máximo de 30 días (dependiendo de qué día del mes hagas uso de la tarjeta).

Con los préstamos rápidos, vas a tener que pagar intereses con independencia del plazo de amortización. Es más, la mayor parte de los microcréditos se conceden por periodos máximos de hasta 30 días, por lo que tendrás que reembolsar un elevado interés. Con las tarjetas de crédito, eso te saldrá gratis.

Más aún, tal y como hemos indicado anteriormente, la tarjeta BarclayCard tiene un periodo de liquidación de 59 días, con lo que es posible conseguir financiación totalmente gratuita durante un plazo de 2 meses.

Comparación con los préstamos rápidos

Existen algunos microcréditos online que se ofrecen de forma gratuita para los clientes nuevos. Por regla general, se trata de préstamos de hasta 300 euros a devolver en 30 días. Vivus fue uno de los pioneros en utilizar esta estrategia de captación de clientes.

Salvo esas honrosas excepciones, el resto de préstamos rápidos van a suponer tener que pagar intereses, frente a la gratuidad de las tarjetas de crédito. Sencillamente, estas últimas son mejor opción.

Paga intereses mucho más bajos con las tarjetas de crédito

Lo primero que debes tener en cuenta es que las tarjetas de crédito aplican unos intereses bastante elevados sobre los importes de las compras aplazadas. La media del sector se sitúa en torno al 23% TAE. En comparación con un préstamo personal tradicional, se trata de una forma de financiación cara.

Sin embargo, de lo que estamos hablando en este artículo es de conseguir el dinero lo más rápidamente posible; algo que, por desgracia, no suele ser fácil con los trámites de los préstamos emitidos por las entidades bancarias tradicionales.

Comparación con los préstamos rápidos

Por el contrario, si comparamos los intereses de las tarjetas de crédito con los de los créditos rápidos, nos encontramos con que estos últimos son mucho más elevados. De hecho, los intereses de los microcréditos pueden llegar a superar el 1000% TAE (no es una errata).

Es cierto que los importes de estos préstamos son bastante bajos (hasta 300 euros); por lo que el impacto de los intereses no suele ser especialmente significativo. No obstante, ¿por qué pagar más intereses cuando puedes utilizar tu tarjeta de crédito?

Por otro lado, no podemos pasar por alto que algunas tarjetas ofrecen condiciones de financiación mucho más beneficiosas que la media del sector, tales como la tarjeta Visa Pass de Carrefour, que permite financiar tus compras de entre 200 y 2.000 euros por una TAE de entre el 1,10% y el 11,93%. Sin duda, es un tipo de interés muy competitivo.

Límites de financiación más elevados

Las tarjetas de crédito pueden tener límites de financiación muy variados. Las entidades bancarias establecen dichos límites dependiendo del perfil crediticio de sus clientes. No obstante, siempre es posible recurrir a las tarjetas sin cambiar de banco. Recuerda que estas últimas las hemos mencionado al comienzo de este artículo.

Una de las ventajas añadidas de estas tarjetas es que sus límites de crédito son muy superiores a lo habitual.

  • La BarclayCard tiene, por ejemplo, un límite de 5.000 euros.
  • La tarjeta Visa Única Oro tiene un límite de 6.000 euros.
  • La tarjeta WiZink Oro alcanza los 10.000 euros.

Comparación con los préstamos rápidos

Algunos préstamos rápidos pueden alcanzar varios miles de euros. Sin embargo, se trata de las opciones más tradicionales por lo que el periodo de aprobación puede demorarse hasta 48 horas.

En el resto de los casos (máxime si hablamos de mini créditos) el importe habitual es muy inferior a las cifras que acabamos de mencionar respecto a las tarjetas de crédito. En definitiva, el límite de financiación es bastante más bajo.

También puedes conseguir dinero en efectivo

La mayor parte de la gente utiliza las tarjetas de crédito como una alternativa al dinero en efectivo. Por ese motivo, cuando necesitan un préstamo rápido, no piensan tanto en las tarjetas como en conseguir dinero en metálico.

Sin embargo, las tarjetas de crédito permiten sacar dinero en efectivo de los cajeros automáticos e incluso hacer traspaso de efectivo a la cuenta bancaria que se desee.

Comparación con los préstamos rápidos

En este sentido, las tarjetas de crédito no tienen nada que desmerecer frente a las compañías de créditos rápidos online.

1 opinión en “Las tarjetas de crédito sirven como préstamos rápidos”

  1. Pues si, totalmente de acuerdo. El único inconveniente que le veo a las tarjetas de crédito es que hay que esperar a recibirlas en el buzón mientras que el importe de los minicréditos se recibe casi al instante…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *