Las compras más y menos habituales que se pagan con tarjeta

Cada día se hacen más transacciones electrónicas en las compras que realizamos. El uso del dinero en metálico está, en líneas generales, decreciendo en el mundo y todo parece indicar que nos dirigimos a una era de dinero electrónico. Los pagos con tarjeta ya llevan muchos años establecidos en nuestra rutina diaria, y en este artículo vamos a ver las compras más y menos habituales que se pagan con tarjeta en nuestra vida cotidiana.

Pagos en metálico

El pago en metálico tiene ciertas ventajas que lo convierten en el sistema principal de sufragar las cuentas de muchas personas. Entre estas ventajas están:

  • Aceptación. Con dinero en metálico podemos pagar la mayoría de las compras habituales en cualquier tipo de establecimiento, aunque actualmente ya empieza a haber restricciones en las operaciones cuya suma exceda los 2.500 euros. Y es que desde el año 2012, el gobierno español prohibió (como medida para controlar el dinero negro y la posible evasión fiscal) el pago de cantidades por un importe superior, por lo que comprar un coche, una vivienda y actos importantes habría que hacerlo mediante algún tipo de operación electrónica como transferencia o pago con tarjeta, dependiendo del importe de la operación y del límite de nuestra tarjeta.
  • Rapidez. El pago en metálico es habitualmente más rápido. Todos hemos visto cómo en muchos supermercados se habilita una caja para compras de un número reducido de productos, pero en la que finalmente pagan con tarjeta, con lo que el tiempo ganado en un aspecto se pierde en la forma de pago.
  • Costes. Aunque ya hay opciones para realizar pagos con tarjetas que no tienen comisiones todavía hay un gran número de ellas que sí las tienen. El pago en metálico soluciona el problema.
  • Sin documentación. Al pagar en metálico no es necesario presentar ningún tipo de documentación que acredite nuestra identidad y por tanto tampoco hay modo de hacer un seguimiento al comprador.
  • Devoluciones rápidas. Las devoluciones suelen ser por el mismo medio que se ha pagado por lo que si se paga en metálico se recibirá el importe en dinero contante y sonante en caso de devolución.
  • Sencillez de control. Si pagas en metálico de lo que no se tiene no se gasta y el consumo de gastos extraordinarios no necesarios se reduce al mínimo.
  • Desahogo. Es un aspecto psicológico pero también cuenta la sensación de libertad y de no estar permanentemente en deuda con el banco en una cuenta que se renueva mes a mes. Parece un punto de vista conservador, pero puede ser eficiente a la hora de conseguir un mayor control sobre el gasto familiar.

Pagos con tarjeta

Por otro lado, los partidarios del pago con tarjeta destacan las grandes ventajas del plástico frente al dinero:

Compras que se pagan con tarjeta de crédito

  • Comodidad y seguridad. Es mucho más cómodo de llevar y mucho más seguro. La mayoría de las tarjetas tienen sistema antirrobo o que permiten compensar las compras hechas de forma fraudulenta.
  • Trazabilidad. Lo que algunos consideran un inconveniente otros lo ven como una ventaja. Es decir, todos los pagos dejan siempre una huella electrónica y esta última puede servir para hacer reclamaciones o devoluciones de las compras realizadas. Por otra parte, se consigue una demostración de la compra, cosa que si se paga en metálico y se extravía el ticket (algo que suele ser bastante habitual, ¿verdad?) es imposible.
  • Descuentos. Además, al ir en línea con la tendencia actual en cuanto al dinero se refiere podremos beneficiarnos de otras ventajas añadidas como pueden ser, por poner un ejemplo, descuentos en ciertos establecimientos.

Hábitos de pago con tarjeta de los españoles

España es un país conservador en cuanto a pagos con tarjeta y todavía tenemos un apego al uso del dinero en efectivo. El número de transacciones por persona y año realizado con tarjeta oscila sobre las 52, mientras que en la media de los ciudadanos de la Unión Europea está cerca de los 80. Los países nórdicos son los que más usan el dinero de plástico con una media que ronda las 200 operaciones por persona y año.

Aunque el pago en efectivo se realiza por la totalidad de los españoles, de una u otra manera, el pago con tarjetas asciende rápidamente. Hasta hace poco las tarjetas de débito eran usadas por más del 90% de la población y las de crédito un 77% estas últimas están ganando en popularidad rápidamente frente a las de débito.
Entre las compras que se realizan de forma habitual con tarjeta están las transacciones gestionadas a través de Internet, aunque existen vías alternativas como el más actual ‘PayPal’ y el cada vez más en desuso, pago contra-reembolso. En este grupo están las compras de música, pequeños electrodomésticos, principalmente teléfonos móviles y similares. También se paga de forma mayoritaria con tarjeta los viajes, las estancias en hoteles y el alquiler de vehículos.

Las compras o pagos menos frecuentes con tarjeta son aquellas realizadas por importes pequeños en determinados establecimientos. Por ejemplo, las compras de bajo importe en panaderías, pagos de consumiciones en bares y similares, con la excepción de los servicios de restauración donde cada vez más se usa el pago con tarjeta.

Otros formas de pago alternativas

Existen también otras opciones de pago que merece la pena destacar. A la ya mencionada en líneas anteriores ‘PayPal’, se une el pago electrónico a través del teléfono móvil. También están los monederos virtuales que son aplicaciones móviles que acumulan datos personales y bancarios y permiten realizar transacciones electrónicas con un solo click. Algunas marcas importantes ya lo usan como Google Wallet, Apple Pay o Vodafone Wallet. Estas vías alternativas de pago o de movimiento de dinero todavía representan un porcentaje pequeño dentro de los hábitos de pago, pero poco a poco están subiendo en importancia.

Conclusión

La tendencia de pago aumenta rápidamente hacia el pago con tarjeta o en su caso por otros medios electrónicos. Esta forma de pago es práctica y segura y con un uso responsable de la misma, igual que muchas otras cosas, nos permitirá disfrutar de mayor libertad y margen a la hora de realizar nuestras compras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *