Qué hacer si el cajero se traga la tarjeta

Si quieres saber qué hacer si el cajero se traga la tarjeta, has llegado al sitio adecuado. En este artículo, vamos a darte una serie de claves rápidas que te permitirán recuperar tu tarjeta lo antes posible y evitar cualquier uso indebido de tu tarjeta.

Prevenir las causas que pueden dar lugar a la retención de la tarjeta

Las causas que pueden hacer que el cajero automático se trague nuestra tarjeta son muy variadas y, en ocasiones, pueden deberse a un mal funcionamiento de aquel. Sin embargo, existen algunas causas que pueden ser evitadas, si se toman las medidas adecuadas.

Introducir el PIN de la tarjeta incorrectamente varias veces

Esto puede dar lugar a la retención por motivos de seguridad. Jamás debemos insertar el PIN de forma precipitada. Además, en el momento en que fallemos, debemos detenernos, reflexionar y asegurarnos de que estamos introduciendo el número correcto la segunda vez. Si volvemos a fallar, lo más recomendable es que desistamos y acudamos a nuestra entidad para solicitar un nuevo PIN. Esto puede llevarnos unos minutos pero nos ahorrará más molestias que, si el cajero se tragase la tarjeta.

El banco ha emitido una orden de retención de la tarjeta

En determinadas circunstancias, el banco o la entidad emisora de la tarjeta puede emitir una orden de retención de la tarjeta. Los motivos pueden ser variados e incluyen nuestra propia denuncia por extravío o robo. Si por algún motivo, localizamos nuestra tarjeta de crédito tras denunciar su desaparición, debemos notificarlo al banco antes de volver a utilizarla en un cajero. De lo contrario, es probable que la tarjeta quede retenida.

Notificar el problema a la oficina gestora del cajero

Si la oficina del propio cajero automático está abierta, lo mejor que podemos hacer es consultar el problema con el encargado. Si éste se ha debido a un mal funcionamiento de la terminal, es probable que podamos recuperar nuestra tarjeta en cuestión de minutos.

Notificar la incidencia telefónicamente

Cajero automáticoPor supuesto, puede darse la circunstancia de que no tengamos una oficina a la que acudir en ese momento:

  • En el caso de que la oficina esté cerrada, debemos llamar por teléfono al servicio de atención al cliente del banco, para informar del problema.
  • Lo mismo sucede cuando el cajero automático no está en las instalaciones de una oficina bancaria sino, por ejemplo, en un aeropuerto o un centro comercial.

El número de teléfono para incidencias de este tipo debería estar publicado de forma visible en el propio cajero. Así lo establece la propia Orden EH/2899/2011, de 28 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios.

Además, también podemos llamar al teléfono de atención al cliente de la propia red de cajeros que utilice la entidad; es decir, Servired, 4B o Euro 6000, que recientemente se fusionaron en una única red.

Solicitar el bloqueo de la tarjeta

Ante la duda o si sospechamos que la tarjeta podría acabar en las manos indebidas, podemos llamar a nuestro banco o al emisor de la tarjeta, y solicitar el bloqueo temporal de la misma, o incluso la anulación y emisión de una nueva. Esto dependerá de las circunstancias:

  • Si podemos regresar otro día a la oficina que gestionar el cajero automático, entonces bastará con solicitar el bloqueo temporal de la tarjeta. Una vez la hayamos recuperado, tan sólo tenemos que solicitar que ésta sea desbloqueada.
  • Sin embargo, si no podemos regresar a la oficina donde está el cajero –por ejemplo, si estamos de viaje en otra ciudad-, lo más sensato es solicitar la anulación de la tarjeta y la consiguiente emisión de una nueva. Ésta nos será enviada al domicilio o a nuestra oficina, donde podremos recogerla en cuestión de días.

Las incidencias con cajeros automáticos en España

El número de incidencias registradas por el Banco de España respecto a problemas relacionados con los cajeros automáticos suele superar la centena anualmente. Teniendo en cuenta que ésta cifra alude únicamente a reclamaciones de gravedad formuladas frente al Banco de España, es factible suponer que el número de problemas que no llegan a registrarse es considerablemente más elevado. La retención de la tarjeta por parte del cajero es, sin lugar a dudas, una de las más molestas y que mayor frustración causa a los consumidores. Al fin y al cabo, deja una sensación de impotencia. Además, cuando el problema tiene lugar fuera del horario de la oficina, la preocupación es aún mayor, pues no se tiene la certeza de qué va a ocurrir con la tarjeta hasta el horario de apertura.

En conclusión, el hecho de que el cajero se trague nuestra tarjeta de crédito o débito no debería ser más que una pequeña molestia imprevista de fácil solución. Obviamente, debemos saber cómo actuar de la manera adecuada y con la rapidez oportunidad para evitar que el incidente se convierta en un problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *