Servired, 4B y Euro 6000 se fusionan en una única red

Ha llevado algo más de tiempo de lo esperado pero las tres grandes redes de cajeros nacionales pasarán a convertirse en una única entidad en breve. Servired, 4B y Euro 6000 se fusionarán en una única red que ostentará el monopolio en nuestro país.

Siguiendo la estela de otros países de la Unión Europea

Este tipo de fusiones ya se han venido produciendo en otros países de la Unión Europea, donde se han instaurado monopolios con una participación mayoritaria del sector bancario nacional.

Tal es el caso de Alemania y Francia, donde Girocard y Carte Bleue controlan las terminales de cajeros en sus respectivos países.

Cómo será la nueva red de cajeros

La nueva red de cajeros se convertirá en una de las más grandes de Europa con cerca de 64.000 cajeros (Servired aporta 33.100 cajeros, 4B 12.752, y Euro 6000 18.098), así como 72 millones de tarjetas de crédito y débito en circulación.

Los mayores accionistas de la nueva entidad serán el Banco Santander (ya fusionado con el Banco Popular), el BBVA y CaixaBank. Al fin y al cabo, también son los que aportan un mayor número de cajeros y tarjetas al conjunto.

Fusión redes cajerosLos socios de Servired (principalmente, BBVA, CaixaBank, Bankia y Banco Sabadell) tendrán el 66% del accionariado. 4B (Banco Santander, Banco Popular y Banca March) tendrán el 20% y Euro 6000 (Unicaja, Ibercaja, Kutxabank, BMN, Liberbank, Evo Banco y Abanca) contarán con el 14%.

El número de consejeros, sin embargo, dependerá del número de tarjetas emitidas por cada una de las entidades. Servired aporta 42 millones de tarjetas, 4B le sigue con 20 millones de tarjetas, y Euro 6000 pone otros 9,77 millones.

¿Cuáles serán las consecuencias de la fusión de Servired, 4B y Euro 6000?

Las consecuencias de esta fusión deben ser analizadas desde dos perspectivas distintas. La del sector bancario y la de los consumidores y clientes del mismo.

Consecuencias para las entidades bancarias

La principal ventaja de esta fusión radica en la reducción de los costes operativos.

Reducción de costes operativos

Por un lado, los pagos con tarjeta van a verse simplificados, dado que ya no existirá la necesidad de interconectar las distintas redes, como en los casos en los que una terminal de pago de una red debe tramitar el pago con una tarjeta perteneciente a otra red.

Mayor peso específico en futuras negociaciones a nivel europeo

Como ya hemos mencionado al comienzo, el proceso de integración ya lleva produciéndose en el continente desde hace tiempo.

La unión de las redes de nuestro país supondrá un salto de calidad y permitirá al sector tener mayor peso específico en las más que previsibles negociaciones que tendrán en el futuro a nivel europeo.

Consecuencias para los usuarios y consumidores

Posible reducción de las comisiones para los comercios por el uso de TPV

Uno de los grandes “dolores de muelas” de los comercios es el pago de las comisiones por el uso de TPVs. Ahora que los costes de este tipo de pagos van a verse reducidos, cabría esperar que las entidades bancarias apliquen una reducción sobre dichas comisiones.

Por supuesto, siempre cabe la posibilidad de que decidan desviar ese ahorro a otro tipo de inversión operativa y que los comercios no se vean beneficiados por ello.

Incremento de la tipología de operaciones a realizar en los cajeros

Lo que sí resulta altamente probable es el hecho de que los usuarios dispongan a una mayor gama de operaciones a realizar en todos los cajeros, dado que ahora va a tratarse de una sóla red interconectada.

Previsible continuidad de la guerra de los cajeros

El hecho de que tenga lugar la unificación de la red de cajeros no tiene porqué significar la desaparición de la guerra abierta entre las entidades por el uso de sus cajeros por parte de clientes de otros bancos.

Recordamos que hace casi dos años, Banco Santander, BBVA y Caixabank comenzaron a cobrar una comisión de alrededor de 2 euros a aquellas personas que usaran sus cajeros sin ser clientes de la entidad.

Con anterioridad, los titulares de tarjetas podían operar libremente en toda la red emisora de dicha tarjeta, con lo que el espectro de cajeros a utilizar era mucho más amplio. La decisión de las tres principales entidades bancarias dio al traste con esta ventaja y, en gran parte, con la propia utilidad de la existencia de diferentes redes.

En cualquier caso, la guerra de los cajeros tiene todos los visos de continuidad y la única esperanza para los consumidores es el hecho de que el regulador de la competencia estime oportuno establecer unas tarifas máximas más reducidas que las comisiones actuales.

Un proceso que ha durado año y medio

En diciembre de 2015, las redes de cajeros Servired y 4B comenzaron a tener conversaciones para proceder a su fusión a lo largo del año 2016.

Por tiempo después, Euro 6000 la red de cajeros de las antiguas cajas de ahorros fue invitada a unirse a las negociaciones.

En diciembre de 2016, los consejos de administración de las tres redes aprobaron el proceso de integración en una sola sociedad, el cual tendría lugar a lo largo del primer trimestre de 2017 y con la previsión de entrar en funcionamiento el tercer trimestre del año. Todo ello quedó a expensas de la aceptación por parte de las autoridades oficiales de la competencia, así como del Banco de España.

No obstante, tanto el Banco de España, como el Banco Central Europeo se han mostrado a favor de esta operación, como ya hicieron en su momento con Bizum, la plataforma de pagos por móvil a la que ya se han adherido la práctica totalidad de bancos españoles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *