Qué hacer si pierdes o te roban la tarjeta de crédito

Saber lo que hacer si pierdes o te roban la tarjeta de crédito puede suponer la diferencia entre un mal susto o tener que hacer frente a una gran cantidad de gastos realizados por algún desaprensivo. Por ese motivo, hemos confeccionado esta guía rápida con los consejos fundamentales acerca de cómo proceder en estos casos.

Solicita el bloqueo de la tarjeta

Con independencia de que hayas perdido la tarjeta o te la hayan robado, lo primero que debes hacer es solicitar el bloqueo o anulación de la misma. Para ello, las entidades bancarias ponen a disposición de sus clientes un teléfono de atención 24 horas. Mediante una llamada telefónica, se puede informar de la situación y solicitar que la tarjeta sea bloqueada de manera inmediata.

Las entidades emisoras de la tarjeta –como Visa o Mastercard- también cuentan con teléfonos de atención a través de los cuales puede solicitarse el bloqueo.

Finalmente, este procedimiento también puede realizarse a través de algunos de los servicios de banca online proporcionados por determinadas entidades bancarias.

Cuanto antes bloquees la tarjeta mucho mejor

Pérdida o robo tarjetaDebes tener en cuenta que, aunque avises de que has perdido la tarjeta de crédito o te la hayan robado, la normativa vigente permite que el banco considere responsable al cliente de los primeros 150 euros que puedan ser consumidos con la tarjeta de forma fraudulenta.

No obstante, lo más importante de todo es que el banco no se hará responsable del uso fraudulento de la tarjeta si te demoras demasiado en proceder a la notificación de su extravío o robo. Así que lo que tienes que hacer es llamar por teléfono tan pronto como te sea posible.

Lleva siempre contigo los principales teléfonos de atención al cliente

Con el fin de poder notificar la pérdida o robo de tu tarjeta cuanto antes, te recomendamos que lleves siempre contigo los números de teléfono de atención al cliente de tu banco y de las entidades emisoras de la tarjeta.

Quizá lo más apropiado es que guardes dichos números en un lugar distinto a aquel en el guardas tus tarjetas. Esto se debe a que, a menudo, lo que extraviamos o nos roban es nuestra cartera, en lugar de una sola tarjeta de crédito. En ese sentido, puede ser interesante que guardes los números en la agenda de tu teléfono móvil.

Procede a presentar una denuncia en caso de robo de la tarjeta

En el caso concreto de que tu tarjeta haya sido robada, tan pronto como llames para bloquearla, debes personarte antes las autoridades policiales para presentar una denuncia del robo.

Esta denuncia resulta útil por muchos motivos.

  • En primer lugar es indispensable para que el banco se haga responsable del uso fraudulento de la tarjeta; es decir, necesitas presentar una copia de la denuncia realizada.
  • También te permite dejar un registro del día y hora en el que realizas la denuncia, por lo que podrás esgrimirlo si el seguro de la tarjeta te presenta algún inconveniente.
  • Finalmente, ten en cuenta que determinadas entidades bancarias no realizan duplicados gratuitos de una tarjeta de crédito cuando el usuario la ha extraviado. Si quieres evitar la comisión de emisión de la nueva tarjeta, tendrás que presentar una copia de la denuncia por robo.

Consejos importantes para detectar el uso fraudulento de tu tarjeta

Desgraciadamente, a veces no nos percatamos de que hemos perdido o nos han robado nuestra tarjeta. Esto es algo que ocurre con aquellas tarjetas que no usamos habitualmente o bien cuando se ha realizado un duplicado no autorizado de la misma y la original sigue obrando en nuestro poder.

Para evitar estas desagradables situaciones, es imprescindibles adoptar una serie de hábitos de prevención que nos permitan detectar rápidamente si hemos extraviado o nos han robado o duplicado alguna de nuestras tarjetas de crédito.

Jamás solicites una tarjeta que no vayas a utilizar

Tener más tarjetas por si acaso es la receta perfecta para el desastre. Por un lado, puede suceder que las condiciones de mantenimiento cambien y comiencen a cobrarnos. Al no estar al tanto, terminaremos pagando por un servicio que no utilizamos.

Pero lo peor de todo es que, al tratarse de tarjetas que no utilizamos es muy probable que nos olvidemos de su existencia y, el día que las perdamos o nos las roben, no nos percatemos de ello.

Revisa de forma periódica los movimientos de tu tarjeta y la cuenta bancaria

Debes comprobar cuáles son los movimientos de tu tarjeta y el estado de tu cuenta, al menos, una vez al mes. De lo contrario, no sólo no estarás supervisando adecuadamente tu situación financiera y tus gastos, sino que será mucho más difícil que detectes un uso fraudulento de tu tarjeta.

Solicita notificaciones en caso de compras por encima de determinado importe

Hoy en día, muchas entidades incluyen un servicio gratuito de notificación por SMS cada vez que tu tarjeta es empleada para realizar una compra por un importe abultado. Es una forma muy sencilla de mantener bajo control los movimientos de mayor calado y detectar el uso fraudulento.

Mantén siempre bajo control dónde están tus tarjetas

No lleves en tu cartera tarjetas que no utilizas. Guárdalas en un lugar seguro o mejor aún anúlalas. Además, mantén siempre tu tarjeta de crédito a la vista cada vez que realizas algún pago en cualquier establecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *