¿Sería posible eliminar todo el efectivo y que todo se pague con dinero electrónico?

Una de las propuestas que más fuerza están adquiriendo en los últimos años es eliminar de la circulación todo el efectivo, entendiendo como tal los billetes y monedas, y que todo se pague mediante otras formas de pago, como las tarjetas bancarias, el móvil o, incluso, la huella dactilar.

El objetivo que buscan las autoridades de los diferentes países es luchar contra el fraude y evitar, entre otras muchas cosas, el blanqueo de capitales, uno de los delitos que más difícil es prevenir, identificar y, por supuesto, perseguir. Pero, ¿se trata de una alternativa viable a corto plazo? ¿Sería posible eliminar todo el efectivo y que todo se pague mediante dinero electrónico?

El progresivo avance hacia un mundo sin dinero físico

En algunos países, como Dinamarca y Noruega, ya se ha puesto en marcha una medida para eliminar todo el dinero en efectivo de la circulación. Desde el pasado 1 de enero, algunas tiendas de ropa, gasolineras y restaurantes podrán obligar a sus clientes a pagar de forma exclusiva con tarjeta o teléfono móvil. En España, desde 2012, el pago máximo que se puede realizar con efectivo es de 2.500 euros, una cantidad a partir de la cual solo es posible pagar a través de medios telemáticos.

Pago electrónicoEn este sentido, son numerosos los economistas de prestigio que abogan por la desaparición total del dinero efectivo. Por ejemplo, Kenneth Rogoff, economista de Harvard, y Willem Buiter, de Citigroup, son de la opinión de que las actuales tasas de interés negativas no están suponiendo ningún repunte de la inflación, dado que los grandes capitalistas evaden impuestos al tasar las operaciones en efectivo.

Desde luego, que la mayor parte de instituciones están luchando para eliminar el dinero en efectivo es un hecho, y eso se ha notado en las transacciones que se realizan: los pagos en efectivo han caído un 90% en los últimos años y solo un cuarto de las transacciones se realizan ya en dinero contante y sonante . Pero, ¿se trata de una medida realista a corto plazo?

Razones para pensar que el efectivo nunca se eliminará del todo

Aunque la tendencia sea a utilizar cada vez más medios de pago electrónicos, lo cierto es que, en la actualidad, existe una gran masa de población que todavía no concibe un mundo sin billetes y monedas en circulación. Están acostumbrados a vivir sin tarjeta de crédito y, por supuesto, sin pagos con el móvil, y eliminar el efectivo podría suponerles un buen quebradero de cabeza.

Sin embargo, y aun suponiendo que pudiésemos cambiar la mentalidad de todas estas personas a corto plazo, para muchos analistas la idea de un mundo sin efectivo es todavía una posibilidad bastante lejana. Si bien es cierto que la tendencia en países como Dinamarca o Noruega es es la de utilizar cada vez más medios de pago electrónicos, existen muchos países pobres con sistemas financieros poco desarrollados que impiden que se siga avanzando en esta línea. Y, para muestra, un botón: en el mundo hay todavía más de 2.500 millones de personas que no tienen acceso a servicios bancarios, lo que dificulta esta transición.

Las enormes posibilidades del pago por móvil

Ahora bien, a pesar del pobre desarrollo de las finanzas en algunos países, el acceso a la telefonía móvil es cada vez mayor en todo el mundo. Por ejemplo, en Ecuador, pese a que solo el 40% de la población está bancarizada, el 100% de los ciudadanos posee un teléfono móvil. Esta es la posibilidad por la que muchos analistas apuestan para acabar con el dinero en efectivo.

Por esta razón, el fin del dinero físico puede estar más cerca que nunca. Aunque no sepamos con exactitud cuál será su fecha de caducidad definitiva, la tecnología ya proporciona todo tipo de soluciones para realizar pagos en efectivo, y los usuarios son cada vez más digitales (y, por supuesto, adictos) al teléfono móvil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *