El código de seguridad Motion Code de las tarjetas de crédito

El código de seguridad conocido como Motion Code es una de las últimas iniciativas tecnológicas que se prueban en el mundo de las tarjetas de crédito y débito.

Como no podía ser de otra manera, su propósito es evitar el uso fraudulento de la tarjeta, por parte de criminales que se hayan hecho con los datos de la misma o hayan creado un duplicado de forma ilegítima.

Hay que tener en cuenta que el número de fraudes que afectan a los consumidores titulares de alguna tarjeta de crédito no ha dejado de crecer, conforme el “dinero de plástico” ha continuado su expansión. Precisamente, el eslabón más débil de la cadena siempre ha sido el propio usuario de la tarjeta. El sistema Motion Code trata de aportar un plus de seguridad, de forma que ya no sea el propio usuario quien deba soportar toda la responsabilidad de preservar los datos de su tarjeta de una forma segura.

¿Qué es exactamente el Motion Code?

El sistema Motion Code consiste en un mecanismo de seguridad que se basa en la utilización de un código de seguridad dinámico. Es decir, el CVV o código de verificación de la tarjeta deja de ser un número estático y pasa a cambiar de forma sucesiva y fuera del control del titular de la tarjeta

Concretamente, se basa en la utilización de una pantalla de tinta electrónica extra plana, la cual sustituye a la clásica inscripción del CVV. La pantalla está conectada a un chip y una batería que ofrece una autonomía de 3 años. Dado que ése es el plazo habitual de vigencia de las tarjetas de crédito, la duración de la batería no debería ser un problema. Antes de que ésta se agote, ya se habrá sustituido la tarjeta.

¿Cuál es el funcionamiento del sistema Motion Code?

Motion CodeTal y como hemos indicado en la anterior sección, el código de seguridad es dinámico. Esto se consigue gracias a que el sistema cambia el CVV de la tarjeta cada 45 minutos, gracias a lo cual, los criminales no serán nunca capaces de hacerse con todos los datos de la tarjeta, por lo que tan pronto como el CVV cambie, cualquier información que hayan obtenido de forma fraudulenta resultará inservible.

Concretamente, el CVV cambia de acuerdo con los criterios de un complejo algoritmo al cual sólo tiene acceso la entidad emisora de la tarjeta.

¿Cuál es el objetivo del sistema Motion Code?

Obviamente, el sistema Motion Code pretende incrementar la seguridad y reducir el fraude en el uso de las tarjetas de crédito. En cualquier caso, el objetivo más evidente es luchar contra el fraude a través de Internet. Al fin y al cabo, en las compras online, no hay manera de comprobar que quien está ingresando los datos es también una persona autorizada para utilizar las tarjetas. Gracias a este ingenioso sistema, eso ya no será un problema, dado que sólo la persona que obre en poder de la propia tarjeta dispondrá de toda la información que ésta contiene.

¿Quién ha inventado el sistema Motion Code?

El sistema Motion Code pertenece a la empresa francesa Oberthur, la cual está especializada en seguridad. Gracias a su decidida apuesta por la innovación tecnológica, han conseguido desarrollar un sistema que ya está siendo implantado por múltiples entidades bancarias del panorama europeo.

Más específicamente, esta herramienta fue presentada oficialmente en el Mobile World Congress que tuvo lugar en Shanghái el año pasado. Tras la incorporación en buena parte del sector europeo, es probable que la banca española no tarde en comenzar a utilizarlo.

¿Cuáles son las perspectivas de futuro del sistema Motion Code?

Lo cierto es que no es posible confirmar con certeza si este nuevo sistema de seguridad va a tener éxito o no.

Al fin y al cabo, se están produciendo continuos cambios en todo lo que concierne al sistema de pagos con tarjeta. Las aplicaciones de pago mediante el uso del Smartphone están comenzando a pisar el acelerador y ganar cuota de mercado.

Por supuesto, también éstas presentan sus propios interrogantes, y no cabe duda de que irán surgiendo problemas de seguridad que habrá que atajar.

Las 3 principales variables que parecen determinar el éxito del sistema Motion Code no son otras que el apoyo del propio sector bancario, la relación de coste y seguridad, así como la aceptación por parte del consumidor. Este último aspecto es, sin embargo, el menos relevante dado que, al contrario que con las apps móviles, el consumidor no tendrá más opción que aceptar el nuevo sistema si su banco decide que todas sus tarjetas se emitan con este dispositivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *