Claves para contratar una tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito son uno de los productos bancarios con más éxito e implantación en nuestro país. Si bien, su popularidad requirió que la banca española realizara en su día un gran esfuerzo promotor y divulgador de las mismas. Además, como consecuencia de la crisis económica, el número de tarjetas de crédito en circulación se ha visto algo reducido.

En cualquier caso, antes de contratar una tarjeta de crédito, conviene que seas consciente de una serie de clave fundamentales que vamos a explicar a continuación.

¿Necesitas realmente una tarjeta de crédito?

Puede parecer una pregunta absurda, pero la realidad es que muchos consumidores no necesitan realmente una tarjeta de crédito, sino que cuentan con ella porque su banco se la ha concedido. El aspecto más paradójico de la situación es que, una vez se nos concede una, nos sentimos compelidos a utilizarla.

Debes tener en cuenta que este tipo de plástico es, técnicamente, un instrumento de financiación. Es decir, se utilizan para aplazar el pago de una determinada compra. En el caso más sencillo, la liquidación del dinero utilizado tiene lugar a fin de mes. En esta modalidad de liquidación, no se cargan intereses; sin embargo, ya se ha establecido un hábito que consiste en aplazar un pago. También es posible aplazar los pagos más allá del mes en que la compra se realizó. En entonces cuando se nos cobran intereses.

Antes de contratar una, pregúntate: ¿Realmente necesito aplazar el pago de mis compras y pagar intereses?

¿Puedes permitirte usar una tarjeta de crédito?

Tarjetas de créditoLas tarjetas de crédito pueden lleva aparejados costes de emisión y mantenimiento, aunque se trata de casos bastante excepcionales. El aspecto realmente sustancial radica en el cobro de los intereses por aplazar los pagos. Este tipo de intereses suelen rondar entre el 20% y el 30% TAE. Se trata de intereses mucho más elevados que los propios de un préstamo personal.

Antes de contratar una, pregúntate: ¿Puedo permitirme pagar esos intereses?

¿Conoces los tipos de tarjetas y sus características?

No todas las tarjetas de crédito son iguales. Dependiendo de sus tipos es posible beneficiarse de descuentos, bonificaciones, devolución de dinero, sorteos, seguros de viaje, etc. Dependiendo de tu estilo de vida, es muy probable que haya una que te resulte mucho más conveniente:

¿Viajas con frecuencia?

Determinadas tarjetas incluyen seguros de viaje que cubren situaciones como accidentes en el extranjero, extravío de maletas, pérdida de un enlace en el aeropuerto, etc. Por otra parte, también las hay que no cobran ningún tipo de comisión por sacar dinero en cajeros en el extranjero o pagar con una moneda distinta al euro.

¿Utilizas mucho el coche?

Algunas tarjetas de crédito conceden sustanciosos descuentos sobre los repostajes realizados en las diversas estaciones de servicios de nuestro país. Habitualmente, se limitan a un tipo de establecimiento. Los más habituales son Repsol, Cepsa, BP y Carrefour.

¿Consumes mucho ocio y servicios de todo tipo?

Determinados productos te dan acceso a amplios catálogos de descuentos en múltiples tipos de establecimientos; desde hoteles, hasta boutiques de belleza, pasando por restaurantes o parques de atracciones.

¿Haces muchas compras de alimentación en grandes superficies?

También hay tarjetas cuyo punto fuerte se basa en bonificar las compras de alimentación en los supermercados y grandes superficies. Son ideales para padres de familia.

¿Sueles necesitar mucho crédito de forma habitual?

Algunas tarjetas tienen límites de crédito de varias decenas de miles de euros, pensando en un perfil de cliente con gran capacidad adquisitiva.

¿Conoces las distintas comisiones que implica el uso de una tarjeta de crédito?

Los intereses pagados por aplazar la liquidación del crédito concedido no son los únicos costes que puede generar una tarjeta.

  • En caso de que, como consecuencia de la liquidación, tu cuenta se quede en números rojos, se te aplicarán comisiones por descubierto y por reclamación del impago.
  • Si solicitas una disposición de efectivo desde un cajero, también se te aplican comisiones.
  • Si transfieres fondos desde tu tarjeta de crédito a tu cuenta o a otra tarjeta se te aplicarán, igualmente, ciertas comisiones.

¿Sabes que no necesitas cambiar de banco para conseguir una?

Existen en el mercado toda una serie de tarjetas de crédito sin vinculación; es decir, que no necesitas cambiar de banco, sino que, una vez emitidas, el dinero dispuesto será liquidado en aquella cuenta que indiques y de la que seas titular.

Analiza adecuadamente todas las claves para contratar una tarjeta de crédito

Antes de aceptar o contratar una tarjeta de crédito, ten en cuenta cada uno de los consejos que te hemos dado. Sólo así podrás asegurarte de que terminas con un instrumento que te sea de verdadera utilidad, en lugar de con una nueva sofisticada manera de gastar más dinero del que deberías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *