Cinco compras que es mejor realizar con tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito se han convertido en el instrumento más importante para realizar las compras, por encima incluso del efectivo. No obstante, en algunos casos, todavía hay muchas personas que se muestran reacias a utilizarlas, especialmente para comprar por Internet.

Sin embargo, dejando a un lado su facilidad de uso, su comodidad y, en muchos casos, su coste, hay compras que es mejor realizar con la tarjeta de crédito, ya sea porque ofrecen servicios adicionales, porque es más barato o, en ocasiones, porque es la única forma de hacerlo. Te presentamos cinco circunstancias en las que te convendrá utilizar este medio de pago.

Billetes de avión

En la actualidad, son muy pocas personas las que compran un billete de avión en efectivo y de forma física. Internet es el lugar ideal si queremos comparar el precio del billete entre diferentes aerolíneas y sin salir de casa.

Pero, además, algunas tarjetas de crédito ofrecen servicios de protección al viajero si pagamos con ella. Nunca sabemos lo que nos puede pasar en un viaje (una maleta perdida, un accidente o un overbooking), pero rara vez tomamos las acciones necesarias para reducir ese riesgo. Gracias a la tarjeta, debemos preocuparnos todavía menos.

Coches de alquiler

A la hora de alquilar un coche, especialmente en un país extranjero, la empresa exige una tarjeta de crédito como pre-autorización y garantía para ofrecer el servicio. Si, en lugar de una tarjeta de crédito, se utiliza una tarjeta de débito, el efectivo se bloquea en la cuenta corriente hasta que se devuelva, lo que supone un riesgo a la hora de realizar reclamaciones.

Compras en divisa extranjera

Compras con tarjetaNormalmente, los viajes realizados a un país extranjero cuya moneda no es el euro supone planificar con antelación cuánto efectivo llevaremos con nosotros, lo que supone acudir a un banco o a una casa de cambio y solicitar una cantidad aproximada que, además, puede tener un coste muy elevado si el cambio aplicado no se corresponde con el oficial.

Con las tarjetas de crédito salvamos todos estos problemas: evitamos tener que planificar con antelación cuánto dinero necesitaremos (con el riesgo de robo o de pérdida que esto supone) y, sobre todo, ahorramos dinero, ya que el cambio que se aplica es mucho más cercano al oficial.

Artículos caros del hogar

Desde el mes de diciembre de 2016, el Gobierno ha limitado los pagos en efectivo a 1.000 euros, bastante por debajo de los 2.500 que estaban vigentes hasta ese momento. Evidentemente, todas las transacciones que superen esta cantidad tendrán que ser abonadas mediante tarjeta de crédito o transferencia bancaria.

Pero, aunque no fuese así, conviene comprar los artículos caros mediante tarjeta de crédito, especialmente los del hogar. Y es que, aunque la garantía es de dos años por ley, algunas tarjetas de crédito ofrecen una protección adicional contra roturas por accidente durante algún tiempo. Y aunque nunca se sabe si se necesitará, será tanto más importante cuanto más caro sea el producto que compremos.

Compras en comercios online vs tiendas físicas

Comprar por Internet se ha convertido en un auténtico modo de vida para muchos consumidores. De hecho, cada vez son más las personas que han sustituido las tiendas físicas por las tiendas online, gracias a su comodidad y, sobre todo, a su precio.

Pero, además, algunas tarjetas de crédito ofrecen una protección adicional en las compras en comercios online. Dependiendo del contrato, hay algunas tarjetas de crédito que ofrecen cobertura adicional a las que se tiene derecho por ley, con el objetivo de cubrir los casos de fraude del vendedor, retraso en la entrega del producto o devolución, cuando ésta supone un coste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *