Ofertas y descuentos que ofrecen las tarjetas de crédito

Hoy en día, tener una tarjeta de crédito es tener un tesoro. Ahora bien, hay que saber cuáles son las ofertas y descuentos que ofrecen las tarjetas bancarias antes de decantarse por unas u otras. De hecho, la mayor parte de las tarjetas de crédito no ofrecen mayor ventaja que la de poder atrasar los pagos a fin de mes, fraccionarse en varios meses, y disponer de algún tipo de seguro en caso de robo o extravío.

No obstante, si eres un consumidor inteligente, sabrás encontrar aquellas tarjetas que sí te proporcionen un beneficio añadido. Este artículo te ayudará a determinar cuáles son las ventajas que más te interesan, de acuerdo con tu estilo de vida y patrones de consumo.

Descuentos generales sobre las compras con tarjeta de crédito

Probablemente, una de las opciones más versátiles y atractivas que se pueden encontrar con aquellas que implican un descuento directo o bonificación de cualquiera de las compras realizadas con la tarjeta de crédito.

Como ya imaginarás, no son demasiadas las tarjetas que ofrecen este tipo de ventaja y, a menudo, está condicionada con determinadas limitaciones o requisitos.

La tarjeta Barclaycard, por ejemplo, ofrece un 1% de descuento en todas las compras sin límite alguno, gracias a lo cual ha sido consideraba compra maestra por la OCU en sucesivas ocasiones. El único aspecto que hay que tener en cuenta es que se deben realizar compras por valor de 1.200 euros al año, para que la tarjeta sea gratuita.

La tarjeta Pass de Carrefour también aplica descuentos del 1% en cualquier compra que se realice con ella. Sin embargo, dichos descuentos se acumulan en el denominado cheque ahorro de Carrefour, el cual debe ser utilizado en los establecimientos de la propia cadena de alimentación.

Descuentos sobre las compras aplazadas con tarjetas de crédito

Tarjetas de créditoPor otro lado, si eres de los que suele hacer compras en la modalidad de pago aplazado, entonces quizá te valga la pena examinar el listado de tarjetas que aplican descuentos por fraccionar los pagos. Después de todo, si vas a terminar pagando un interés por aquello que compres, mejor que te aplican un descuento antes, ¿no te parece?

Al contrario que en el caso anterior, existen bastantes tarjetas disponibles en el mercado con este beneficio añadido. La clave para elegir entre tanta variedad consiste en comprobar cuál es el tipo de interés que se va a tener que pagar por aplazar la compra.

La tarjeta Oro Bankintercard aplica un 5% de descuento de las compras aplazadas durante el primer año desde su emisión, y un 3% a partir del segundo años. La TAE aplicada es del 25,34%.

La tarjeta Plantinum Bankintercard, por su parte, aplica un 7% sobre las compras aplazadas en una serie de grandes establecimientos: El Corte Inglés, Hipercor, Alcampo, Decathlon y Makro; mientras que se limita a un 1% en las compras realizadas en otros comercios. La TAE es ligeramente más elevada que el caso anterior, un 26,82%.

La tarjeta Visa EVO Finance clásica se limita a aplicar un 1% en las compras aplazadas en cualquier establecimiento; sin embargo, el tipo de interés es más bajo que el de las Bankintercards, pues se reduce al 21% TAE.

Financiación a interés reducido en las compras con tarjeta de crédito

Una alternativa muy interesante a las tarjetas que ofrecen descuentos sobre las compras aplazadas es la selección de tarjetas que aplican una TAE súper reducida. Es más, hay algunas tarjetas que te permiten financiar determinadas compras a interés cero.

La tarjeta Pass de Carrefour ofrece una financiación de hasta 3 meses sin intereses, para compras por importes de entre 90 y 2.000 euros.

Además, para todas aquellas compras realizadas en los Hipermercados Carrefour se puede conseguir una financiación de 10 meses sin intereses, para importes a partir de 200 euros y hasta 2.000 euros. Ahora bien, habrá que pagar 10 euros por gastos de formalización. Eso implica que la TAE final oscile entre el 1,10% y el 11,81%, definitivamente mucho más reducido que la media del mercado.

La tarjeta IKEA Visa es bastante conocida por los clientes de la cadena de muebles sueca, dado que permite financiar las compras realizadas en sus establecimientos durante varios meses y a interés cero. Lo que menos gente sabe es que también resulta muy conveniente para cualquier otro tipo de compra que se vaya a aplazar, puesto que aplica un TIN del 11,99%, lo que se traduce en un 12,67% para una compra de 100 euros que se paga en 6 mensualidades.

Descuentos sobre los carburantes y compras en estaciones de servicio

Las tarjetas que ofrecen descuentos en carburantes son sobradamente conocidas por prácticamente todos los conductores de nuestro país. Las hay para todos los gustos y la gran mayoría de las estaciones de servicio que ofrecen cobertura nacional.

Algunas son expedidas por las propias empresas petroleras o energéticas en colaboración con Visa o Mastercard. Otras son emitidas por entidades bancarias en exclusiva para sus propios clientes. Sea cual sea el caso, merece la pena tenerlas porque el ahorro puede ser sustancial.

La tarjeta Repsol Más aplica un 2% de descuento en los carburantes y un 5% adicional en las compras en las tiendas de las estaciones de servicio de Repsol, Campsa y Petronor.

La tarjeta Cepsa Porque Tú Vuelves aplica hasta un 6% de descuento en las estaciones de Cepsa, dependiendo del consumo mensual. Además, ofrece un 1% de descuento en múltiples establecimientos de alimentación y agencias de viajes, el cual se puede canjear después en los repostajes.

La tarjeta Visa Oro de ING Direct aplica un 5% de descuento en los repostajes de las gasolineras de Galp y Shell.

Finalmente, la tarjeta BP ofrecida por Bankinter Consumer Finance permite conseguir hasta un 9% de descuento en las gasolineras BP, así como en otras estaciones de servicio, dependiendo de si se opta por el pago a fin de mes o el pago aplazado.

Descuentos y ofertas en establecimientos adheridos

Finalmente, no podemos olvidarnos de todo el conjunto de tarjetas que conceden acceso a clubes o áreas privadas para los clientes de determinadas entidades bancarias. Por poner algún ejemplo, el Mundo 123 del Banco Santander está a disposición de aquellos clientes de la entidad que cuenten con alguna de sus tarjetas. Por su lado, la tarjeta Wizink también supone acceder a un gran número de ofertas y promociones para realizar compras en los establecimientos adheridos.

Las mejores tarjetas para conseguir descuentos en carburante

¿Por qué seguir pagando los repostajes en las estaciones de servicio con tu tarjeta habitual cuando podrías optar por una tarjeta que te proporciona un descuento en esas compras?

En este artículo, vamos a presentarte una selección de las mejores tarjetas que ofrecen descuentos directos en las compras de carburante, o bien te devuelven parte de la compra realizada a fin de mes. En ambos casos, estamos hablando de dinero contante y sonante que puedes ahorrarte. Así de simple.

Por supuesto, no todas las tarjetas sirven para todas y cada una de las estaciones de servicio que existen. Sin embargo, te garantizamos que vas a encontrar una que podrás utilizar para conseguir tu descuento.

Por otro lado, y antes de empezar, te indicamos que vamos a ceñirnos a aquellas tarjetas con descuento económico en estaciones de servicio; no así tarjetas de puntos o sistemas similares.

Tarjetas de fidelización de las gasolineras

Una de las formas más sencillas de obtener descuento en carburante es solicitar alguna de las tarjetas de fidelización emitidas por las principales marcas de estaciones de servicio.

Tarjeta Visa Repsol Clásica

La tarjeta de fidelización de Repsol permite conseguir hasta un 3% de descuento en todas las compras que tengan lugar en las estaciones de servicio del grupo de la marca; es decir, Repsol, Campsa y Petronor.

Gracias a la Visa Repsol Clásica, se puede conseguir un 2% de descuento inicial. Además, en los casos en los que el consumo mensual supere los 400 euros, se añade un 1% de descuento complementario.

Por otro lado, el BBVA emite versiones propias de esta tarjeta con las mimas características y destinada a sus clientes. Se trata de la tarjeta Visa Repsol Electron, la Visa Repsol Oro y la Visa Repsol Platinum.

Tarjeta Repsol Más

GasolineraEn este caso, en lugar de un porcentaje, la tarjeta Repsol Más aplica un descuento de 3 céntimos por cada litro de carburante que se adquiera en las estaciones de servicio de la marca. Se trata de una alternativa con un mecanismo distinto pero igualmente interesante.

Tarjeta Porque Tú Vuelves de Cepsa

Nos trasladamos a la competencia para descubrir que la tarjeta Porque Tú Vuelves de Cepsa te permite conseguir hasta un 6% de descuento en las compras que se realicen en las estaciones de servicio adheridas a su programa. De primeras, aplica un 3% de descuento básico, al que se añade otro 3% en el caso de que el consumo mensual supere los 300 euros. Por otro lado, también aplica un 1% de descuento en las compras realizadas en grandes superficies de alimentación y agencias de viajes.

Tarjetas Cepsa para empresas y autónomos

Además de la tarjeta Porque Tú Vuelves, Cepsa dispone de tarjetas específicas diseñadas para empresas y autónomos. Las tarjetas Cepsa Star Direct, por ejemplo, permiten conseguir sustanciosos descuentos e incluyen la disponibilidad de los servicios de telepeaje como VIA T, Tis PL y Vías Verde.

Tarjeta BP

La tarjeta BP es la que permite conseguir el mayor descuento posible. No obstante, para ello es necesario cumplir con una serie de condiciones.

El descuento directo básico es del 3%. Además, se puede conseguir entre 3 y 5 céntimos de descuento por cada litro de repostaje, los cuales se añaden al programa Mi BP. El ahorro conseguido con este programa se acumula para ser canjeado después en las propias estaciones BP. Concretamente, aquellos clientes cuyo consumo mensual supere los 150 litros consiguen 5 céntimos de descuento. Si el consumo no alcanza los 150 euros, entonces el descuento es de 3 céntimos.

Finalmente, si se pagan los repostajes en la modalidad de pago aplazado, entonces el descuento se situará entre el mínimo del 6%, o bien un 9% para consumos mensuales elevados.

La guinda del pastel radica en el hecho de que esta tarjeta también puede ser utilizada en otras estaciones de servicio ajenas a BP, en cuyo caso de obtiene un descuento de 3 céntimos por cada litro de repostaje para las compras liquidadas a fin de mes, o bien un 3% de descuento para aquellas compras en las que se opte por el pago aplazado.

Tarjeta Carrefour Pass

La tarjeta de fidelización de la cadena de alimentación francesa es una de las más interesantes del mercado. En este caso, nos centraremos en los descuentos que aplica sobre los repostajes en las estaciones de servicio.

Se trata de un 8% para los repostajes en las propias gasolineras de Carrefour, o bien un 4% en las estaciones de servicio de Cepsa. Hay que señalar que los descuentos se acumulan en lo que se conoce como el cheque ahorro de Carrefour, el cual sebe ser consumido en los establecimientos de la marca.

Tarjetas bancarias para utilizar en cualquier estación de servicio

Cambiamos de tercio para centrarnos en las tarjetas directamente emitidas por los bancos, y las cuales permiten conseguir descuentos en las estaciones de servicio, con independencia de a cuál acudamos.

Tarjetas del Banco Santander

El Banco Santander dispone de hasta 3 tarjetas que incluyen descuentos en las estaciones de servicio. Se trata de:

  • Tarjeta Santander Advance, que proporciona un descuento de entre el 3% y el 6,6%.
  • Tarjeta Santander Única Gold, que tiene un descuento del 2%.
  • Tarjeta Visa Platino 123, que permite obtener un descuento del 3%.

Tarjetas de Abanca

Por su parte, la entidad gallega Abanca también emite tarjetas Visa Oro y Clásica, que permiten hacerse con descuentos del 2% y del 1% respectivamente. Al igual que las anteriores, pueden utilizarse en cualquier estación de servicio. No obstante, si se acude a las gasolineras de Galp, el descuento alcanzará el 5% ó el 4% en el caso de usar una Visa u otra.

Tarjetas bancarias con descuentos en marcas específicas

Cerramos esta selección de tarjetas aludiendo a aquellas que son emitidas por los bancos y pueden ser utilizadas en estaciones de servicio de marcas específicas, para conseguir el ansiado descuento.

Tarjetas de crédito para todas las gasolineras del grupo Repsol

La tarjeta Repsol Máxima es emitida por el Banco Sabadell, así como el Ibercaja. Con ella, se puede acudir a cualquier gasolinera de Repsol, Campsa o Petronor y conseguir un 3% de descuento.

Tarjetas de crédito para gasolineras de Galp y Shell

A través de las tarjetas de crédito emitidas por ING Direct de puede conseguir un descuento el 3% en las compras que tengan lugar en las estaciones de servicio de Galp o Shell.

Por su lado, Bankia dispone de varias tarjetas como Bankialink o la tarjeta Champions, que proporcionan descuentos del 2% en las gasolineras de Galp.

En el extranjero es mejor pagar con tarjeta que en efectivo

El tipo de cambio es más favorable si se paga con tarjeta

Cuando se viaja al extranjero –al menos, fuera de la zona Euro-, es necesario pagar las compras en la moneda local. Tanto si convertimos nuestros euros en la moneda del país en una oficina de cambio, como si pagamos con nuestra tarjeta, se nos va a aplicar un tipo de cambio ligeramente alterado respecto al oficial. Ésa es la forma en la que se nos cobra por el servicio de cambio de divisa.

La cuestión es que el cambio que aplican las oficinas cambiarias suele ser más desfavorable que el que aplican las entidades bancarias a los clientes de sus tarjetas de crédito; así que te resultará más económico pagar con la tarjeta que cambiar tu dinero en metálico.

Pero eso no es todo. Ten en cuenta que, si cambias dinero en efectivo y no lo gastas en su totalidad, te verás obligado a volver a cambiar el efectivo que te sobre y recuperar así tu dinero en forma de euros. Al proceder a ese cambio, volverás a sufrir la aplicación de un tipo desfavorable que mermará tu liquidez, algo que no habría pasado si sencillamente, te hubieses limitado a pagar con tu tarjeta.

Haz reintegros desde cajeros extranjeros con determinadas tarjetas

Por supuesto, siempre puede surgirte la necesidad de utilizar dinero en metálico cuando estás en el extranjero. En ese caso, también tienes una alternativa más interesante que acudir a una oficina cambiaria.

Consiste en utilizar alguna de las tarjetas disponibles en el mercado, que te permiten realizar reintegros de forma gratuita en cajeros del extranjero. Tal es el caso de la tarjeta Inteligente de EVO Banco, la cual no te cobra comisión alguna por el uso de cajeros en cualquier parte del mundo.

También puedes optar por la tarjeta Visa Clip de Abanca o la tarjeta Visa Imagin de ImaginBank –para la zona Euro-.

Al pagar con la tarjeta, dispones del seguro

Tarjetas para viajarRecuerda que determinadas tarjetas también incluyen seguros de compras, para los casos de robo, deterioro o mal estado del producto comprado.

Eso es algo a lo que no tendrás acceso en caso de que optes por pagar en efectivo con la moneda local.

Algunas tarjetas hacen descuento sobre las compras

Por otra parte, determinadas tarjetas también ofrecen interesantes descuentos sobre las compras realizadas con ellas. Barclaycard ofrece un 1% de bonificación de todas las compras, y las múltiples versiones de Bankintercard ofrece descuentos en las compras aplazadas. ¿Por qué privarse de realizar compras en el extranjero y conseguir un ahorro al mismo tiempo?

La mayor parte de las monedas extranjeras no son convertibles de vuelta a España

Uno de los aspectos menos conocidos por los consumidores es el hecho de que la mayor parte de las monedas que hay en circulación en el mundo no son admitidas a cotización ni cambio en los mercados internacionales; es decir, sólo pueden ser cambiadas en el país donde se utilizan como moneda local.

Eso es algo de lo que muchos viajeros sólo se percatan cuando regresan a su país de origen y descubren que ni las oficinas de cambio, ni su propio banco están dispuestos a cambiar el dinero en efectivo que se han traído de vuelta en una moneda extranjera. Deberían haber procedido a cambiarlo en el aeropuerto del país extranjero, tal como seguramente hicieron en la ida de su viaje.

Para evitar este problema, es preferible utilizar la tarjeta de crédito. En cualquier caso, te recomendamos ser consciente de que sólo existen un total de once monedas convertibles, las cuales se denominan divisas:

  • Euro
  • Libra esterlina (Reino Unido)
  • Dólar Estados Unidos
  • Dólar canadiense
  • Corona danesa
  • Corona noruega
  • Corona sueca
  • Franco suizo
  • Yen japonés
  • Dólar australiano
  • Dólar neozelandés

Dicho esto, nos permitimos sugerirte algunas tarjetas que resultan especialmente útiles para viajar al extranjero.

  • Tarjeta N26: es una tarjeta gratuita y resulta muy útil para realizar compras en divisas distintas al euro, puesto que no cobra comisión alguna por ello. Además, la versión N26 Black tiene un seguro de viaje, además de seguro de robo o atraco en el cajero. No obstante, esta última tiene un coste de 5,90 euros mensuales.
  • Tarjeta Wizink: sin duda, una de las mejores alternativas a la hora de comprar los billetes de viaje, dado que incluye algunos de los mejores seguros de viaje del mercado, siendo totalmente gratuita.
  • Tarjeta EVO Bank: ya mencionada anteriormente y que te permite ahorrarte las comisiones por utilizar cajeros automáticos en el extranjero. Si quieres realizar reintegros en efectivo durante tus viajes, no hay mejor opción.
  • Tarjeta prepago Revolut: permite realizar pagos y reintegros en efectivo de forma gratuita hasta un límite de 200 libras al mes. A partir de ese importe, cobra un 2% de comisión por operación.

Las mejores tarjetas de crédito para empresas

Sólo las mejores tarjetas de crédito para empresa deberían tener cabida en tu negocio. Después de todo, bastante complicado es sacarlo a flote, como para tener que cargar con tarjetas disfuncionales que no ofrecen ningún tipo de beneficio e incluso te suponen un gasto complementario.

Ciertamente, establecer un ranking general sobre tarjetas de crédito para empresas es prácticamente imposible por el mero hecho de que existe una gran variedad de tarjetas diseñadas para las características y necesidades de cada negocio. Por ejemplo, hay tarjetas cuyo punto fuerte radica en el descuento aplicado en los repostajes de carburantes y utilización del sistema Vía T –la tarjeta Santander Advance Cepsa ofrece hasta un 6,6% dependiendo del consumo mensual-, hay otras tarjetas que se centran en los viajes y las correspondientes coberturas, otras atienden las altas necesidades de financiación del negocio con límites de crédito extremadamente altos, etc.

Por ese motivo, vamos a intentar presentarte una selección variada y representativa de las mejores opciones del mercado, sin que por ella deba entenderse que estamos excluyendo otras opciones que también tienen cabida.

Tarjeta de crédito Negocios de ING

Por regla general, los productos financieros de ING suelen ser bastante atractivos y su tarjeta de crédito Negocios está a la altura de las circunstancias.

Por un lado, es totalmente gratuita. Es decir, no tiene cuota de emisión, ni mantenimiento; algo de lo que no pueden presumir otras tarjetas destinadas a empresa. En caso de necesitarse duplicados para los empleados, cada nueva tarjeta tendrá un coste de 25 euros al año.

Por otro lado, puede ser utilizada como tarjeta de crédito, pero también permite la retirada de efectivo de los cajeros automáticos en modalidad de débito.

Tarjetas para empresasPrecisamente, la modalidad de financiación que ofrece es muy competitiva, dado que aquellas compras por encima de los 90 euros que se financien en plazos de entre 3 y 18 meses tendrán un interés nominal del 14,06%, ó un 15% TAE. En el resto de casos, se aplica una TAE del 22%.

Debe tenerse en cuenta que la cuota mínima a pagar cada mes es de 30 euros o el 5% del importe aplazado.

Finalmente, vale la pena mencionar el seguro de accidentes incluido en la tarjeta, el cual tiene una cobertura de hasta 120.000 euros, una cifra bastante significativa en comparación con otras alternativas del mercado.

Tarjeta Visa Corporate Oro del Popular

Precisamente, la tarjeta Visa Corporate Oro del Popular es una de las que ofrece una mayor cobertura en su seguro de accidentes. Nada menos que hasta 600.000 euros. Incluye, además, un seguro de asistencia en viajes.

El otro aspecto llamativo de esta tarjeta es el límite de crédito. El mínimo disponible alcanza los 3.900 euros. No obstante, puede llegar a alcanzar los 300.000 euros dependiendo de las necesidades de la empresa en cuestión, lo cual hace que esta tarjeta resulte bastante útil en términos operativos.

Por lo demás, no podemos ignorar que, aunque está exenta de cuota de emisión, si que establece una cuota de renovación de 120 euros.

En cualquier caso, el Banco Popular tiene una opción que puede resulta más interesante y que presentaremos enseguida.

Tarjeta Visa Negocios Crédito de Caixabank

Cambiamos de tercio y comenzamos a prestar atención a las tarjetas para empresa que ofrecen descuentos en carburantes.

Ése es el principal aliciente de la tarjeta Visa Negocios Crédito de Caixabank, la cual permite conseguir un 2% de descuento en los repostajes realizados en las gasolineras Repsol, Campsa y Petronor.

Además, cabe la posibilidad de solicitar el servicio Vía T para el pago inalámbrico en el paso por los peajes.

La cuota de emisión es gratuita y la renovación también puede quedar libre de coste, siempre y cuando se realicen operaciones por valor de 2.000 euros al año, algo que no debería ser complicado en el caso de un negocio. Si no se alcanza esta cifra, la cuota de renovación será de 33 euros al año.

Tarjeta MasterCard Business Gold Solred

La tarjeta MasterCard Business Gold Solred es la versión Premium de varias tarjetas para empresa ofrecidas por el Banco Popular y, ciertamente, está llena de virtudes.

Por una parte, ofrece el mismo descuento que la Visa Negocios Crédito de Caixabank; es decir, un 2% en las compras realizadas en las estaciones de servicio del grupo Repsol, Campsa y Petronor.

Por otra parte, tiene un límite de crédito que comienza en los 4.000 euros pero puede alcanzar los 300.000 euros, algo que resulta bastante útil desde el punto de vista operativo. Obviamente, el límite establecido dependerá de las necesidades de financiación de la empresa en cuestión.

Incluye, además, un seguro de accidentes, cuya cobertura alcanza los 750.000 euros; a lo que hay que añadir un seguro de infidelidad de los empleados –para los casos de utilización ilegítima de la tarjeta-, y para los casos de pérdida del carné por puntos.

La cuota de emisión es gratuita. No obstante, su renovación implicará desembolsar 30 euros.

Tarjeta Visa Business del Banco Sabadell

Lo cierto es que el Banco Sabadell también ofrece una tarjeta que incluye descuentos en carburantes, la cual se denomina Tarjeta Solred Empresas. No sería justo dejar de mencionarla en términos comparativos. Sin embargo, en esta ocasión nos vamos a centrar en la Tarjeta Visa Business, la cual presenta el mayor nivel de cobertura en su seguro de accidentes y asistencia en viajes.

Incluye múltiples servicios gratuitos, tales como la reparación del vehículo en caso de avería, el traslado sanitario de heridos y enfermos, etc. La cobertura de accidentes alcanza el millón de euros y los gastos médicos en el extranjero quedan cubiertos hasta los 8.000 euros, lo cual quizá se queda un poco corto, teniendo en cuenta las expectativas causadas por el resto de servicios.

Las tarjetas de crédito con la TAE más baja

Cuando se trata de realizar compras a plazos con las tarjetas de crédito, muchos consumidores buscan aquellas tarjetas que incluyen mayores descuentos sobre los importes aplazados. Ciertamente, se trata de una opción razonable.

Sin embargo, a veces no es necesario complicarse la vida con descuentos. Basta con encontrar una tarjeta de crédito que tenga la TAE más baja posible. De hecho, es posible ahorrar más dinero con las tarjetas de tipo de interés reducido que con aquellas que ofrecen descuentos sobres las compra aplazadas. Esto es debido a que los tipos de interés de las últimas suelen estar por encima de la media del mercado, por lo que el descuento aplicado en las compras aplazadas queda compensado por el tipo aplicado.

En su lugar, vamos a sugerirte algunas de las mejores alternativas del mercado, en lo que se refiere a tarjetas de crédito con una TAE muy reducida.

Tarjeta IKEA Visa

La tarjeta IKEA Visa es una excelente opción tanto para las compras realizadas en sus propios establecimientos, como en otras tiendas o comercios. Es totalmente gratuita, en el sentido de que no cobra ningún tipo de comisión por emisión ni mantenimiento. No es necesario cambiar de banco, sino que basta con indicar nuestra cuenta bancaria habitual, donde se nos realizarán los cargos por las compras que hagamos con ella.

En el caso de las compras fraccionadas realizadas en Ikea, es posible conseguir hasta 10 meses de financiación sin pagar intereses. En el resto de los casos, se aplica una TIN del 11,99, lo que se traduce en una TAE del 12,67% para una compra financiada de 100 euros a devolver en 6 cuotas.

En principio, el límite de crédito es de 3.000 euros. Sin embargo, es posible acudir a uno de los stands de financiación de las tiendas Ikea y solicitar una ampliación de dicho crédito, en caso de ser necesario.

Tarjeta Sabadell SIN

La tarjeta SIN del Banco Sabadell también se merece una mención especial, dado que es posible conseguir una TAE irrisoria, dependiendo del importe de la compra que realicemos con ella.

Se la denomina tarjeta SIN por el hecho de que, técnicamente, no aplica ningún tipo de interés; es decir, su TIN oficial es del 0%.

En su lugar, se limita a cobrar una comisión de 3 euros por cada operación realizada.

Tarjetas de créditoLas operaciones deben estar comprendidas en importes de entre 50 y 3000 euros, por lo que la TAE puede variar entre un 34,17% -para una compra por el importe de 180 euros- y un bajísimo 5,53% -para una compra por el importe de 1.000-. Es decir, la clave al utilizar esta tarjeta es limitarse a una única operación que implique un importe elevado.

Por otro lado, el periodo de devolución del saldo dispuesto es de 3 meses, lo cual quizá resulte algo reducido en comparación con otras tarjetas, si bien difícilmente encontraremos una tarjeta que sólo cobre el equivalente al 5,53% TAE o incluso menos por una compra aplazada.

Pero eso no es todo. Esta tarjeta también incluye seguro de accidentes de viaje en transporte público por un importe de hasta 120.000 euros, seguro de accidentes cotidiano hasta 6.000 euros, seguro de protección de compras de hasta 3.000 euros y un servicio gratuito de protección de tarjetas.

Por último, no hay que olvidar que se trata de una tarjeta que no tiene coste de emisión, ni mantenimiento. Únicamente, hay que ser cliente del Banco Sabadell.

Tarjeta Visa Clip de Abanca

Abanca lleva tiempo lanzando al mercado ofertas y productos muy competitivos. La tarjeta Visa Clip de Abanca es un buen ejemplo de ello. Su TAE del 14,42% es prácticamente imposible de ignorar.

Te permite fraccionar los pagos en importes a partir de 30 euros al mes, además de poder modificar mes a mes el importe sin inconveniente alguno.

Además de todo lo mencionado, plantea una serie de ventajas añadidas que la convierten en una de las alternativas más atractivas del mercado.

Todas las compras realizadas en las gasolineras Galp adheridas, contarán con una devolución del 4%, lo que incluye repostaje de combustible, así como cualquiera de los productos de las tiendas. Hay un máximo de 600 euros por cliente al mes, lo dual debería ser más suficiente para cualquier persona con un uso razonable e incluso intensivo de su vehículo.

Acceso a los Privilegios EURO 6000, los cuales incluyen bonificaciones en múltiples establecimientos y viajes.

Seguros de robo o atraco en cajero y uso fraudulento, seguro de accidentes en transporte público y seguro de asistencia en viajes.

Durante todo lo que resta del 2017, se podrá extraer crédito de la tarjeta a la cuenta de forma totalmente gratuita, algo que habitualmente supone tener que pagar comisiones.

Tarjeta Tú de Abanca

Por último, vamos a terminar con otra de las tarjetas de Abanca, pues ya habíamos adelantado que esta entidad está haciendo un buen trabajo con su oferta de tarjetas de crédito.

En este caso, hablamos de la tarjeta de crédito Tú, la cual permite aplazar las compras hasta 12 meses.

En este caso, no se ha de pagar un tipo de interés, sino una comisión de apertura por cada operación realizada, la cual dependerá el número de plazos que se soliciten para la devolución del crédito dispuesto.

De acuerdo con uno de los ejemplos facilitados por la propia entidad, la comisión puede ser del 1%, 2%, 3%, 3,5% ó 4%.

Con el fin de poder realizar una comparativa en igualdad de condiciones, Abanca también indica que la TIN equivaldría a un 12,85% o una TAE del 14,42% en una compra de 1.000 euros, la cual se paga en 12 meses.

Por otro lado, las ventajas añadidas ya mencionadas al hablar de la tarjeta Clip –como descuentos y privilegios EURO 6000- también están incluidas en la tarjeta Tú.

Al igual que el resto de opciones de este listado, la tarjeta Tú de Abanca no tiene comisiones de emisión, mantenimiento ni renovación, siendo gratuita año tras año.

Tarjetas de crédito Bankintercard Oro y Platino

Las tarjetas Bankintercard son del tipo conocido como “tarjetas sin vinculación” o “tarjetas sin cambiar de banco”; es decir, no se requiere cambiar de entidad o abrir una cuenta con Bankinter para poder solicitarlas y utilizarlas.

Basta con indicar una cuenta corriente de las que seamos titulares y en la que se realizarán los cargos correspondientes a las compras.

Tarjetas de crédito para descuentos en las compras aplazadas

Las tarjetas de crédito son una de las herramientas de financiación más utilizadas por los consumidores. Las modalidades de pago aplazado son extremadamente cómodas y no requieren el papeleo habitual propio de los préstamos personales. No obstante, los intereses son bastante cuantiosos.

Las tarjetas de crédito Bankintercard Oro y Bankintercard Platinum aplican el mayor descuento disponible en el mercado para las compras cuyo pago se fracciona.

Por lo tanto, ambas resultan ser una excelente opción para aquellas personas que tienen pensado financiar sus compras en lugar de liquidarlas a fin de mes.

¿Cuál es el descuento que ofrecen las tarjetas Bankintercard?

  • En el caso de la Visa Bankintercard Oro, a lo largo de todo el primer año desde la emisión de la tarjeta se logra un descuento del 5% sobre cualquier compra realizada con ella, siempre y cuando sea objeto de aplazamiento, claro.
  • En el caso de la Mastercard Bankintercard Platinum, se dispone de un descuento del 7% en todas las compras realizadas en grandes superficies, así como un 1% de descuento en el resto de compras financiadas.

Los establecimientos cubiertos en el descuento del 7% son Alcampo, Carrefour, El Corte Inglés, Hipercor, Decathlon y Makro.

Límite de Crédito y modalidades de pago

Tarjeta BankintercardEstas tarjetas tienen un generoso límite de crédito de 5.000 euros.

Ambas tarjetas se emiten por defecto en la modalidad de pago aplazado, cuyas liquidaciones se aplican entre el día 1 y el día 5 de cada mes. No en vano, su gran ventaja se aplica sobre las compras financiadas. No obstante, es posible llamar por teléfono 5 días antes del periodo de liquidación, para solicitar un cambio en las preferencias.

El tipo de interés nominal aplicado en ambas tarjetas está actualmente fijado en el 21%, lo que se traduce, por ejemplo, en un 26,82% TAE para un saldo dispuesto de 600 euros a devolver en un periodo de 21 meses.

En caso de sacar dinero en efectivo a crédito, se cobra una comisión del 4% con un mínimo de 3 euros por operación.

Otras ventajas de las tarjetas Bankintercard Oro y Platinum

Además del descuento sobre las compras aplazadas, estas dos tarjetas ofrecen otras ventajas.

Traspaso de dinero a la cuenta corriente

En caso de necesitar dinero en efectivo, es posible solicitar un traspaso del crédito de la tarjeta a la cuenta a la que ésta se haya vinculado. El traspaso del crédito a la cuenta tiene lugar en un plazo máximo de 48 horas.

Opción Gran Compra

Aunque se adopte la modalidad de pago a fin de mes, también cabe la posibilidad de escoger una compra concreta y proceder a aplazarla, sin que ello afecte a la liquidación del resto del crédito dispuesto. El fraccionamiento del pago puede tener una duración de entre 3 y 60 meses.

Seguros de viajes

Estas tarjetas cuentas con seguros gratuitos de asistencia y accidentes, cuya cobertura alcanza los 500.000 euros.

Tarjetas adicionales

También existe la posibilidad de solicitar gratuitamente tarjetas adicionales a nombre de otras personas.

Plan de protección de pagos

En caso de desempleo, incapacidad temporal, hospitalización o fallecimiento, estas tarjetas también cuentan con un plan de protección de pagos, para cubrir estas eventualidades sobrevenidas.

Contactless

Ambas tarjetas se emiten con servicio Contactless, para facilitar el pago de las compras.

Promociones a través de la app

Finalmente, cabe destacar que Bankinter Consumer Finance ofrece una aplicación móvil, en la cual se publican ofertas y descuentos específicos que, además, pueden ser compartidos con otras personas.

Condiciones de las tarjetas Bankintercard

En primer lugar, cabe destacar que ambas tarjetas son totalmente gratuitas año tras año; esto es, carecen de cuota de emisión, mantenimiento o renovación.

Para poder hacerse con ellas, basta con:

  • Rellenar el formulario del portal web de Bankiner Consume Finance.
  • Proporcionar una imagen del DNI.
  • Indicar la cuenta corriente de la que se es titular, y en la que se desea domiciliar la tarjeta. Para ello, habrá que adjuntar un recibo domiciliado en el que figura la identidad del titular.

Una vez aprobada la emisión, las recibes en tu domicilio en un plazo aproximado de 15 días. Para proceder a su activación, es necesario llamar a un teléfono gratuito 900 y teclear el código de acceso personal que se habrá facilitado junto con la tarjeta.

En definitiva, las tarjetas Bankintercard Oro y Platinum son una buena alternativa para aquellas personas que necesiten aplazar el pago de sus compras con tarjeta de crédito, gracias a los elevados descuentos ofrecidos por ellas.

En cualquier caso, te recomendamos hacer un uso responsable de las opciones de pago aplazado, dado que, con independencia del descuento, siempre tendrás que pagar intereses sobre las compras que realices.

Cómo ahorrarte las comisiones de mantenimiento de las tarjetas

Las comisiones de mantenimiento de las tarjetas son ese tipo de cosas que resulta molesto ver en el extracto bancario. Con el paso del tiempo, nos cuesta percibir el valor añadido que suponer disponer de una tarjeta de crédito. Además, cada vez que la usamos para pagar en los establecimientos, el banco recibe una pequeña comisión a cargo del comerciante. En definitiva, si hubiese una manera de ahorrarse las comisiones de mantenimiento de la tarjeta, seguro que estarías encantado de conocerla.

¿Aún tienes dudas? Probablemente, se te disipen si te decimos que estas comisiones pueden suponer entre 15 ó 30 euros al año. En algunas tarjetas, el coste es aún mayor, si bien suelen incluir una serie de servicios añadidos que lo compensan.

Actualmente, hay más de 70 millones de tarjetas en circulación en España. ¿No crees que entre tanta tarjeta activa, tiene que haber alguna que no pague comisiones? La respuesta es sí y vamos a explicarte cómo conseguirla.

Limítate a contratar tarjetas gratuitas

Esto puede parecer una obviedad, pero lo cierto es que muchos clientes aceptan las tarjetas que sus bancos les entregan sin detenerse a meditar si realmente las necesitas o si existe alguna alternativa que no suponga el pago de una comisión de mantenimiento.

Por lo pronto, una gran parte de las tarjetas de debito son gratuitas. Si estas pagando por tu tarjeta de débito te recomendamos encarecidamente que lo hables con tu banco o bien que cambies de entidad bancaria.

Por otro lado, también hay entidades que proporcionan tarjetas de crédito gratuitas a sus clientes. Basta con que abran una cuenta corriente en la entidad. Esto es muy habitual en las entidades bancarias que operan online, por cierto.

Contrata las tarjetas de crédito vinculadas a las cuentas nómina

Comisiones tarjetasLas cuentas nómina son un tipo de cuenta corriente que ofrece una serie de ventajas añadidas a sus titulares como, por ejemplo, la exención de las comisiones habituales; es decir, mantenimiento, transferencias o cobro de cheques. Además, las tarjetas también suelen ser gratuitas, con lo que no tendrás que pagar la dichosa comisión de mantenimiento de las mismas.

Para poder beneficiarte de estas ventajas, es necesario cumplir con una serie de condiciones. En la gran mayoría de los casos, la condición principal es la domiciliación de la nómina, pensión o subsidio social. En algunos casos, puede ser suficiente con recibir un ingreso mensual de cualquier naturaleza.

A esta condición básica, pueden añadirse algunas otras, dependiendo de la entidad bancaria y de las ventajas de que la cuenta en cuestión ofrezca. Estos requisitos complementarios son muy variados. Te indicamos un listado orientativo:

  • Domiciliación de recibos habituales por trimestre.
  • Utilización de la tarjeta de crédito un número mínimo de veces cada mes, trimestre o al año.
  • Mantener un saldo medio mensual por encima de determinado importe.
  • Contratar productos de ahorro o inversión por valor de determinada cantidad.
  • Contratar otro tipo de productos financieros, ya se trate de seguros, préstamos hipotecarios, TPVs comerciales, etc.

Contrata una tarjeta de crédito sin cambiar de banco

Además de las tradicionales tarjetas de crédito que los bancos emiten para sus propios clientes, también existen tarjetas que pueden ser contratadas sin cambiar de banco.

Su funcionamiento es muy sencillo. Durante el proceso de contratación, hay que indicar un número de cuenta corriente del que seamos titulares, y en la cual se cargarán los cobros concernientes al crédito dispuesto de la tarjeta contratada. No hace falta abrir una segunda cuenta ni nada por el estilo.

Además de resultar muy cómodo, estas tarjetas suelen tener más ventajas que las tradicionales.

La principal de estas ventajas es que, salvo excepciones, no hay comisión de mantenimiento alguna. Es decir, es gratis. Como mencionábamos, también ofrecen otras ventajas como, por ejemplo:

  • Seguros de viajes.
  • Descuentos en establecimientos como estaciones de servicio, grandes superficies o supermercados.
  • Acceso a catálogo de productos y servicios con precios reducidos.
  • Seguros de compras.
  • Descuentos en las compras aplazadas.
  • Cancelación de la deuda de otras tarjetas de crédito.

Comisiones de las que no podrás librarte

Por otro lado, debes tener en cuenta que, pese a que el mantenimiento de la tarjeta te salga gratis, hay otras comisiones de servicio que no podrás evitar, salvo que no hagas uso de dicho servicio o no incurras en la causa que las genera.

Existen muchas comisiones de este tipo. Algunas son sobradamente conocidas por los consumidores. Otras, sin embargo, pueden cogerte de improviso.

  • Comisión por realización de duplicado de la tarjeta. En caso de que quieras crear un duplicado a nombre de otra persona autorizada, es probable que se te cobre una comisión.
  • Comisión por reintegro en efectivo en cajero fuera de la red oficial. Aunque uses tu tarjeta de débito, ten por seguro que tendrás que pagar una comisión si acudes a un cajero que no esté incluido en la red a la que se acoge tu banco.
  • Comisión por sacar dinero a crédito. Esta funcionalidad de las tarjetas de crédito es una de las operaciones más caras que existen.
  • Comisión por transferencia de fondos. Se trata de una operación similar a la de sacar dinero a crédito pero, en este caso, el dinero pasa al saldo de la cuenta corriente.
  • Comisión por compras en divisa extranjera. Casi todos los bancos aplican un diferencial al tipo de cambio aplicado sobre la divida extranjera. No te das cuenta pero te han cobrado por ello.
  • Comisión por pago aplazado. Todo el mundo sabe que si aplazas la liquidación del saldo de tu tarjeta, vas a tener que pagar intereses.
  • Comisión por aviso de saldo insuficiente en la cuenta para la liquidación de la tarjeta. En caso de que se intente liquidar el crédito dispuesto de tu tarjeta y no haya saldo suficiente en tu cuenta, tu banco te emitirá un aviso, por regla general, a través de SMS. La tontería puede salirte por 35 euros o más.

En conclusión, tienes muchas alternativas para ahorrarte el mantenimiento de tu tarjeta de crédito, pero no cometas el error de que pensar que el resto de servicios también van a ser gratuitos.

Protege tus compras pagando con tarjeta de crédito

Lejos han quedado los tiempos en los que las compras se realizaban mayoritariamente mediante el uso de dinero en efectivo. Actualmente, puedes proteger tus compras pagando con la tarjeta de crédito, lo cual supone un motivo de peso para prescindir del dinero en metálico.

Por supuesto, existen otras muchas ventajas pero, en esta ocasión, vamos a centrarnos en la protección que las tarjetas ofrecen sobre los productos o servicios que hayamos pagado mediante la tarjeta de crédito.

Cuáles son los seguros de compras que incluyen las tarjetas de crédito habitualmente

Los dos seguros principales referidos a las compras, y que más habitualmente se incluyen en las tarjetas de crédito son el seguro antifraude y el seguro de protección de compras.

El primero te protege de cualquier operación que se haya realizado con tu tarjeta de forma ilegítima; es decir, cubre cualquier daño que puedas sufrir como consecuencia de la realización de compras no autorizadas. Por regla general, éstas tienen lugar cuando un malhechor se hace con tu tarjeta, crea un duplicado o bien consigue los datos principales; esto es, tu nombre, el número de la tarjeta, la fecha de vencimiento y el código de verificación CVV del reverso. En este último caso, podría hacer operaciones a través de Internet con extrema facilidad.

El segundo seguro te protege frente a los daños, desperfectos u otros imprevistos que puedan acontecer en aquellas compras que tú mismo hiciste. Imagina por ejemplo que el producto que has comprado tiene algún defecto que no resultaba aparente en el momento en que lo compraste, o peor aún, supón que realizas una compra a través de Internet, pero el producto nunca llega a su destino.

En todos estos casos, el seguro te devolverá los gastos en los que hayas podido incurrir, resarciéndote así de cualquier perjuicio sufrido.

Confirma con tu entidad cuáles son los seguros incluidos en tu tarjeta de crédito

Protege tus comprasEste tipo de seguros están bastante extendidos en el sector de las entidades bancarias. Sin embargo, te recomendamos que consultes con tu propio banco cuáles son los seguros que tu tarjeta de crédito incluye.

Así mismo, lo más recomendable es que te informes de las condiciones de las coberturas de la tarjeta; es decir, cuáles son los importes máximos con los que se te podría llegar a compensar, así como cuales son los supuestos concretos en los que podrás presentar tu reclamación y hacer uso del seguro.

Cómo hacer uso del seguro de protección de las compras de tu tarjeta de crédito

Lo cierto es que lo mejor de cualquier seguro es el hecho de no tener que hacer uso de él bajo ninguna circunstancia. Después de todo, si tienes que recurrir a tu seguro, significará que has sufrido algún tipo de percance no deseado.

Por esa razón, conviene que tengas claro cómo debes proceder en caso de necesitar hacer uso del seguro de protección de compras de tu tarjeta de crédito.

En primer lugar, y tal como te hemos sugerido en el anterior apartado, consulta con tu banco o en la información expuesta en el contrato de tu tarjeta, cuáles son las condiciones específicas para poder hacer uso del seguro.

Una vez hayas podido confirmar que tu situación está cubierta por el seguro de tu tarjeta, tan sólo tienes que ponerte en contacto con tu oficina habitual e informarles del problema que has sufrido.

Tu gestor personal debería ser capaz de hacerse cargo del problema, para lo cual te solicitará una serie de datos y documentos acreditativos. Se te pedirá que identifiques específicamente cuál es la operación realizada con tu tarjeta, la cual comprenda la compra del producto o servicio que te ha dado algún problema.

Igualmente, tendrás que indicar cuál ha sido el problema concreto que has sufrido. Es decir, tendrás que indicar si el producto que habías comprado no ha llegado a su destino, si ha sufrido algún desperfecto o si te ha sido robado.

Una vez hayas completado el proceso de reclamación al seguro, se procederá a la verificación de los hechos y, si todo está correcto, se te ingresará en cuenta la compensación correspondiente.

Cabe señalar que algunas entidades también permiten la realización de este tipo de reclamaciones a través del servicio de banca a distancia o mediante llamada telefónica. Es posible que tengas que verificar tu conformidad mediante el uso de tu PIN o un código único enviado por SMS.

Confiamos en haber aclarado todas tus dudas y haberte convencido para proteger tus compras pagando con la tarjeta de crédito.

Peligros de las tarjetas de crédito revolving

Las tarjetas revolving gozaron de una gran popularidad hace algunos años, especialmente, antes del estallido de la crisis inmobiliaria. Los bancos promocionaban cualquier tipo de producto de financiación que pudiera incentivar a sus clientes a endeudarse y pagar los correspondientes intereses. Las tarjetas revolving son el mejor ejemplo de la falta de escrúpulos en la creación de este tipo de productos de cuestionable moralidad.

¿Por qué las tarjetas revolving son tan peligrosas?

Las modalidades de pago aplazado

El peligro de las tarjetas revolving se debe, fundamentalmente, al hecho de que incentivan a su titular a sobre-endeudarse y hacen imposible la liquidación completa de su deuda. Se trata de un peligroso círculo vicioso que termina haciendo que su titular esté permanentemente endeudado y, por supuesto, pagando los intereses correspondientes.

Los altos intereses cobrados sobre la deuda

Por regla general, las tarjetas de crédito aplican unos intereses muy elevados sobre las compras aplazadas, por lo menos, si los comparamos con los intereses cobrados por un préstamo personal.

Las tarjetas revolving no son ninguna excepción y, dado que su propósito es mantener al cliente en una situación permanente de compra a plazos, el coste de sus compras puede llegar a dispararse debido al pago de intereses.

¿Cómo funcionan las tarjetas revolving?

Este tipo de tarjetas están diseñadas para las compras con pago aplazado. Es decir, proporcionan dos modalidades de pago. Pagar un determinado porcentaje del crédito dispuesto o pagar una cantidad fija todos los meses.

La cuestión es que se anima al cliente a “amortizar” su crédito con cuotas mensuales extraordinariamente bajas. El problema de hacer algo así es que los intereses generados por el saldo aún pendiente suelen ser superiores al importe que se ha pagado con la cuota. Eso hace que la deuda se mantenga de forma permanente o incluso se incremente sin que el cliente se percate del problema hasta que ya haya pagado una ridícula cantidad de dinero y aún esté endeudado.

Tarjetas revolvingPor ponerte un ejemplo sencillo, si la cuota que pagas este mes es de 50 euros pero los intereses generados por el saldo restante también son de 50 euros o más, en lugar de estar devolviendo la deuda de tu tarjeta, tan sólo la estás manteniendo o ampliando.

Esto es exactamente lo que ocurre con las tarjetas revolving. El cliente cree que está pagando sus compras a plazos pero tan sólo se está endeudando más y más. El resultado, obviamente, es que nunca termina de pagarse la deuda y todos los meses se aplaza la liquidación de una parte del saldo dispuesto y se pagan los intereses correspondientes.

Por qué se las denomina “revolving”

Se utiliza el adjetivo “revolving” para ilustrar la idea de que se puede disponer de un crédito que se recarga permanentemente. Es decir, cada vez que se devuelve parte del dinero adeudado, el crédito vuelve a ampliarse. Esto es algo que no sucede, por ejemplo, con un préstamo personal dado que, por mucho que devolvamos las cuotas, eso no nos da derecho a volver a disponer del préstamo, sino que tendríamos que solicitar un segundo préstamo distinto.

En realidad, esta “ventaja” es una característica propia de cualquier tarjeta de crédito pero el concepto ha sido explotado para este tipo de tarjetas con el propósito de causar la sensación en el cliente de que está obteniendo un beneficio en comparación con los préstamos.

¿Por qué han tenido tanto éxito las tarjetas revolving?

Teniendo en cuenta lo que te hemos contado hasta ahora, lo más seguro es que no se te pase por la cabeza contratar una tarjeta revolving. La cuestión es que estas tarjetas son promocionadas con algunas ventajas que las hacen parecer muy atractivas.

Éstas son algunas de las características más habituales.

Las tarjetas revolving son gratuitas

Las tarjetas revolving se ofrecen a los clientes sin ningún tipo de coste de emisión o mantenimiento. Dado que muchas tarjetas de crédito sí que implican algún tipo de comisión de mantenimiento, la gratuidad de las revolving las hace parecer más atractivas.

Incentivos para comprar a plazos

Uno de los mayores ganchos para animar a los clientes a contratar las tarjetas revolving es el hecho de que ofrecen un descuento sobre las compras realizadas. Naturalmente, obtener un descuento siempre es una ventaja. El problema es que dicho descuento nunca es superior a los intereses que hay que pagar por el crédito aplazado.

Nunca contrates tarjetas revolving

Las tarjetas revolving son un producto muy peligroso diseñado específicamente para hacer que te endeudes e impedir que puedas liquidar tu deuda en un momento dado.

Por ese motivo, lo más recomendable es mantenerse totalmente al margen de este tipo de productos.

Razones para contratar una tarjeta de crédito

Existen multitud de razones para contratar una tarjeta de crédito y todas ellas tienen su importancia. Desgraciadamente, a menudo no nos percatamos de las ventajas que este sencillo instrumento de pago puede suponer.

Por ese motivo, vamos a presentarte una por una los principales factores que contribuirán a convencerte para utilizar una tarjeta de crédito.

Incremento de la seguridad en las compras

Las tarjetas de crédito ofrecen seguros sobre las compras que se pagan con ellas, tanto en establecimientos físicos como, especialmente, en las compras online.

Gracias a estos seguros, podemos contar con la tranquilidad de saber que, si el producto está en mal estado o no llegamos a recibirlo, podremos recuperar nuestro dinero fácilmente.

Tranquilidad durante los viajes

Igualmente, muchas tarjetas de crédito incluyen seguros de viaje, los cuales cubren múltiples eventualidades que puedan surgir durante los mismos.

Tal es el caso de los retrasos o cancelación del transporte, el secuestro de éste, el extravío o deterioro del equipaje, los accidentes que se pueda sufrir, así como la asistencia médica requerida. Finalmente, estos seguros también prevén coberturas en caso de fallecimiento, fundamentalmente para poder costear la repatriación del cadáver.

Comodidad en la realización de los pagos

Obviamente, las tarjetas de crédito son el sistema más cómodo a la hora de realizar pagos. Por un lado, las compras online se hacen casi exclusivamente a través del uso de una tarjeta. Por otra parte, las compras en establecimientos físicos son muy rápidas, especialmente si se hace uso del novedoso sistema Contactless, para la realización de compras por pequeños importes.

Además, no debemos olvidar que contar con una tarjeta permite prescindir de llevar grandes cantidades, evitando así un riesgo innecesario de sufrir un robo.

Disponibilidad de crédito gratuito

Tarjetas de créditoLas tarjetas de crédito –como su propio nombre indica- funcionan mediante la realización de compras a crédito. Es decir, no se ha de hacer frente al pago de la compra hasta tiempo después de haberla realizado. Por regla general, existen dos opciones, liquidar el saldo dispuesto a final de mes o comienzos del mes siguiente; en cuyo caso no hay que pagar interés alguno; o bien, fraccionar el pago de la deuda contraída.

En definitiva, gracias al uso de la tarjeta de crédito es posible contar con un crédito totalmente gratuito durante un plazo de hasta 30 días, que el periodo de liquidación habitual.

Esto resulta muy útil debido a que podemos realizar compras, pese a no tener el dinero necesario en ese preciso instante.

Descuentos en las compras en grandes establecimientos

Determinadas tarjetas de crédito aplican descuentos o devuelven un porcentaje del importe de las compras realizadas con ellas. Algunas tarjetas aplican dicho descuento de forma generalizada y otras se centran en un tipo de establecimiento, por regla general, grandes superficies y supermercados. Tal es el caso, por ejemplo, de la tarjeta Carrefour Pass o las respetivas tarjetas del Banco Sabadell y del Banco Santander, siempre y cuando se sea cliente de la cuenta Expansión Plus o la cuenta 123.

Dado que las compras de alimentación representan un gran parte del gasto familiar, estos descuentos suponen un motivo de peso para utilizar estas tarjetas de crédito.

Descuentos en las estaciones de servicios

Otro tipo de descuento muy habitual es el que algunas tarjetas aplican sobre las compras realizadas en las estaciones de servicio. Repsol Más o Repsol Máxima, Cepsa Porque Tú Vuelves, tarjeta Abanca o la tarjeta de ING Direct aplican descuentos sobre las compras en múltiples gasolineras como Repsol, Campsa, Petronor, Cepsa, Galp o Shell.

Descuentos en las compras aplazadas

También es posible conseguir interesantes descuentos si se opta por fraccionar la liquidación de las compras realizadas con ellas.

Uno de los casos más conocidos es de las tarjetas Bankintercard Oro y Platino, que aplican descuentos de hasta el 5% a las compras aplazadas realizadas con ellas.

Por su parte, la tarjeta BP no sólo aplica descuentos en todas las compras realizadas en los estaciones de servicio de esta empresa, sino que dicho descuento es aún mayor en caso de proceder a aplazar el pago.

Acceso a galerías de ofertas en productos y servicios

Por otro lado, tampoco podemos olvidar que algunas entidades disponen de catálogos o secciones privadas para sus clientes, en las cuales se ofrecen descuentos y promociones en múltiples servicios, productos y establecimientos.

Algunos de los casos más conocidos son los pertenecientes al Mundo 123 de Banco Santander o la galería de servicios de Wizink. Obviamente, para beneficiarse de semejantes ofertas, es necesario utilizar las tarjetas de crédito de estas entidades.

Control de los gastos

Finalmente, cabe mencionar la sencillez con la que se pueden controlar los gastos gracias al uso de las tarjetas de crédito.

Todas y cada una de las compras realizadas con tu tarjeta quedan registradas. Mes a mes, tu banco te enviará un extracto con el desglose completo de las operaciones realizadas con tu tarjeta de crédito. Si lo prefieres, también puedes hacer uso del sistema de banca a distancia de tu banco, para consultar el extracto bancario incluso antes de que haya vencido el mes.

Gracias a toda esta información, puedes supervisar fácilmente cuándo y cómo estás gastando tu dinero. En caso de ser necesario, lo único que tienes que hacer es tomar nota de aquellos gastos que resulten superfluos o excesivos y eliminarlos de entre tus hábitos de consumo.

Esto resultaría mucho más complicado si te limitases a utilizar dinero en efectivo, dado que te verías obligado a conservar todos y cada uno de los tickets de compras de tus operaciones, para después examinarlos.

Tal y como te habíamos señalado al comienzo de este artículo, existen excelentes razones para contratar una tarjeta de crédito. ¿Cuál es la que tiene más importancia para ti?